-Artículo escrito conjuntamente con Clara Fortuny-

El pasado sábado 29 de abril se inauguró la exposición de fotografía informativa internacional en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Con las blancas paredes bañadas de fotografías de todos los rincones del mundo, la gente pasea y observa con tranquilidad y atención. Las obras, como si de portales se trataran, nos descubren mundos que no creíamos que existían fuera de las pantallas. Desde los rincones tiroteados de Mosul, pasando por las complicadas y peligrosas travesías marítimas en el Mediterráneo, llegando hasta la protección de animales en peligro de extinción en Sudáfrica.

La edición 2017 del World Press Photo acoge las fotografías reporteros gráficos que se convirtieron en periodistas de guerra de forma accidental, como Burhan Ozbilici, presente en el asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov. Ozbilici recibió el premio del año por su fotografía de Mevlut Mert Altintas, pistola en mano y chillando ”allahu akbar” (dios es grande) y ”no olvidéis Alepo”, unos pasos atrás, el cuerpo inerte de Karlov.

Entre las otras fotografías ganadoras encontramos rostros capaces de transmitir las dificultades del camino de todos aquellos que se han visto obligados a huir de sus hogares para protegerse a sí mismos y a sus familias de la violencia y las desigualdades de muchos rincones del mundo.  Como la del fotógrafo español Santi Palacios, ganadora del segundo premio de Fotografías individuales en Temas de actualidad, en la que aparecen dos hermanos procedentes de Nigeria llorando la perdida de su madre que murió en Libia después de cruzar el Sáhara.

El llanto también es protagonista en el infierno que se ven obligados a pasar muchos migrantes en Libia, tal como refleja la fotografía ganadora del tercer premio en la categoría individual de Temas Contemporáneos, de Daniel Etter, en la que dos refugiadas nigerianas lloran en un centro de detención en Surman, Libia, donde muchas mujeres se encuentran bajo violencia sexual y física.

La fotografía que recogió el segundo premio en la categoría individual de Temas Contemporáneos es de Vadim Ghirda, en la que aparecen refugiados cruzando el río de Mala Reka cerca de Idomeni, Grecia. El fotógrafo  es testigo de los espinosos obstáculos de los que decidieron cruzar las fronteras de Europa desde Grecia y que también refleja “Atrapados”, del director Niko Pilos. Una obra ganadora del segundo premio de cortometraje documental que no se centra en la crueldad de la que huyen los migrantes sino a la crueldad con la que se enfrentan cuando se encuentran vallas de alambres y altos muros allá a donde se dirigen. Una crueldad en la que el individuo sin papeles tiene poco que hacer frente a la legalidad que permite levantar fronteras y bloquear el paso hacia un futuro, tal como se refleja en la lectura de una de las fotografías ganadoras del tercer premio de Reportajes gráficos en Noticias de actualidad.

En la fotografía de Mathiew Willcocks aparece un pequeño y lejano cuerpo, todavía con el chaleco salvavidas, flotando en la inmensidad del Mar Mediterráneo, un mar que funciona como metáfora no solo de la peligrosa travesía sino que también representa la pequeña figura del migrante frente a un mar de leyes, políticas e ideas que no le permiten ser mucho más que un cuerpo flotando en medio del océano.

Pero también podemos encontrar gestos de consuelo en la fotografía de Magnus Wennman, que recibió el primer premio en la categoría de fotografía individual en Personas, en la que vemos la tierna caricia de una madre sobre el rostro de su hija que contiene una mirada de preocupación hacia un futuro incierto. Una mirada hacia un futuro que no solo concierne a una niña de un campo de refugiados en el noroeste de Iraq, sino un futuro que concierne a toda la humanidad, una mirada que en busca de una respuesta alentadora dice: Y ahora que va a ser de nosotros?

fnsuu2bje1t9brzt7sm4
”What ISIS left behind”. Una madre consuela a su hija en un campo de refugiados en Irak. AUTOR: Magnus Wennan

La exposición de World Press Photo se realiza en las ciudades de Barcelona, Sevilla, Madrid y Vitoria. En la capital catalana, la exposición será accesible hasta el 5 de Julio.

NOTA: EL USO DE LAS FOTOGRAFÍAS UTILIZADAS ANTERIORMENTE  NO PERSIGUE BENEFICIOS ECONÓMICOS Y TODOS SUS DERECHOS PERTENECEN A SUS RESPECTIVOS PROPIETARIOS.

Anuncios