Detrás de una cultura aclamada en todo el mundo, por su riqueza y sus peculiaridades varias, Japón esconde una de las realidades más desconocidas en Occidente: su política migratoria. En todo el año 2016, el país asiático solo ha aceptado 28 de las 10.901 solicitudes de asilo que recibió, es decir, apenas un 0,25%. Los datos de 2015 no fueron mucho mejores: 97 personas fueron acogidas por razones humanitarias de un total de 7.586 peticiones.

De este modo, 2016 marcó un nuevo récord en las solicitudes recibidas por la isla, pero la determinación nipona apenas ha variado un ápice en este tiempo. Una de las peculiaridades de la sociedad japonesa es el elevado grado de cohesión social que existe, un entorno muy homogéneo en donde la inmigración siempre se ha visto como algo negativo.

En declaraciones a AFP, una de los pocas refugiadas acogidas por Japón, que no ha querido dar su nombre, afirma que “aquí no pagan por tus estudios, ni te ayudan a conseguir préstamos bancarios o acceso a viviendas sociales”. Además, añade: “para quienes tenemos otro color de piel es más difícil. A veces, cuando me siento en el tren, algunos japoneses se cambian de asiento”.

japan-refugees
Un póster de asilo en un aeropuerto japonés. Foto: AFP/Getty Images

Más allá del rechazo social que suscita la inmigración, la isla cuenta con una realidad demográfica preocupante: el envejecimiento de la población. Si la tendencia actual continúa, se estima que en el año 2060 sólo habrá 80 millones de japoneses viviendo en la isla, 47 millones menos de los que la habitan actualmente.

En este sentido, la necesidad de atraer nuevas remesas de población migrante debería ser una prioridad para la administración japonesa. Sin embargo, las autoridades niponas sostienen que gran parte de las solicitudes de asilo son rechazadas porque los inmigrantes pretenden entrar en Japón por razones económicas, en vez de escapar de un conflicto.

Con todo, cierto es que el gobierno se ha comprometido a acoger a 300 refugiados sirios en los próximos 5 años. Una cantidad simbólica, teniendo en cuenta la extensión geográfica del país y su economía, una de las más importantes del mundo.

NOTA: LAS FOTOGRAFÍAS UTILIZADAS ANTERIORMENTE SON DE REUTERS Y DE AFP/GETTY IMAGES, RESPECTIVAMENTE. SU UTILIZACIÓN NO PERSIGUE BENEFICIOS ECONÓMICOS Y TODOS SUS DERECHOS PERTENECEN A SUS RESPECTIVOS PROPIETARIOS.
Anuncios