Después de semanas repletas de manifestaciones e iniciativas que denuncian la parálisis del Gobierno español en materia de refugiados, el balance continúa siendo preocupante. Tanto por la parsimonia demostrada como por la escasa voluntad política para resolver el problema. Y es que, a poco más de cuatro meses para que se cumpla el plazo de acogida pactado con la Unión Europea, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, ha justificado este miércoles el incumplimiento del acuerdo por parte de España.

En su intervención en el Congreso de los Diputados, el Gobierno asegura que “está haciendo todo lo que está en su mano” para cubrir su cuota, a lo que añade que “es difícil cumplir” con los 17.337 que España prometió acoger en 2015.

Hasta el momento, España ha reubicado a 886 refugiados procedentes de Grecia e Italia, y tiene en marcha otros 1.500 expedientes. A esto se suman, por otro lado, las 960 solicitudes de reasentamiento de campos de refugiados en Líbano y Jordania, junto a otras 542 personas refugiadas que van a ser acogidas. Con estas cifras, España superaría los 1.449 reasentamientos prometidos, cierto, pero quedaría muy lejos de las 15.888 reubicaciones que le quedan.

En su respuesta a la diputada socialista Carlota Merchán, que ha recriminado al ministro su actuación, Dastis aludió a los 12.400 refugiados en Grecia registrados para su reubicación, junto a otros 4.000 en Italia. Sin embargo, sólo en Grecia hay 60.000. Esto se debe a que la UE sólo admite a sirios, iraquíes y eritreos. Otras personas procedentes de Somalia o Afganistán, por ejemplo, quedan sin amparo. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OMI), existe el riesgo de que más de 30.000 refugiados queden varados en Grecia o sean devueltos a sus países.

El debate parlamentario tuvo lugar días después de que la propia Comisión Europea anunciase sanciones contra los países que incumplieran con su cuota. España, un año y medio después, y tras haber respaldado firmemente el acuerdo con Turquía, va camino de fallar estrepitosamente en sus obligaciones como país de acogida. Y múltiples iniciativas sociales, como es el caso de “¡Venid ya!“, recuerdan día tras día esta penosa realidad.

NOTA: LA FOTOGRAFÍA UTILIZADA ANTERIORMENTE ES DE EUROPA PRESS. SU UTILIZACIÓN NO PERSIGUE BENEFICIOS ECONÓMICOS Y TODOS SUS DERECHOS PERTENECEN A SUS RESPECTIVOS PROPIETARIOS.
Anuncios